Ganando espero…

No era mala la propuesta desde el vamos.
Ubicar a Jones en un lugar definido del mediocampo, quitar la responsabilidad de marca a Guzman y a Cisterna e ir a buscar el partido con 4 hombres de ataque bien definidos.
Tal vez la propuesta podía ser un tanto arriesgada y pecar de centralizar el juego pero era un lindo riesgo a correr. El rival era Bronx de Adrogueitor, un equipo que siempre complica y propone partidos espantosos mientras tenemos que soportar la publicidad de “las maquinas que más pagan” y el analfabeto del 6 que se hace eco pero cambiando una vocal como buen analfabeto y se transforma en la maquina que mas pega. El primer tiempo comenzó con dos equipos con camiseta muy oscura así que a mirar el partido desde lo alto para tener perspectiva. Los primeros 20 minutos fueron horrorosos hasta que de una segunda jugada la bola le queda a Nico Cherro que en posición de numero 8 pegado a la raya saca lindo centro que el 4 de ellos hace pif y la bola le queda a Sebastián Matos que se toma su tiempo y la pone contra el palo. 1 a 0 y a otra cosa cuando no había pasado nada.
Increíblemente este Atlanta no se metió atrás y generó un par de llegadas más con Matos y con Miguel Gonzalez pero no pudo aumentar.
Y acá me quiero detener. Y me detengo. Porque este es mi blog y hago lo que se me canta el ojete, por eso me detengo Sí, me detengo ¿y qué? ¿qué vas a hacer vos?
Ah, así me gusta.
Miguel Gonzalez es un jugador de un talento que yo no voy a descubrir.
Sabe con la pelota, maneja los tiempos, tiene pausa, tiene gambeta, tiene pase.
Juega bárbaro. Pero hay que empezar a direccionar su talento en función del equipo. Hay que hacerle entender que a veces hay que patear al arco, que a veces hay que hacer primero el segundo y después buscar el “ole, ole”. Con esto no quiero decir nada más que lo que estoy diciendo. Me encanta como juega, me parece un jugador tremendo pero lo quiero jugando para ganar todo el tiempo.
Se lesionó Natalicchio en lo que primero pareció algo muscular pero luego dicen que estaba mareado. A la cancha un tipo que tiene pinta de ser líder de alguna banda de rock viejita del conurbano que se podría llamar “Garage & Blues” o “revoltijo”, Ariel Santos. Buen partido de Atlanta, raspando en mitad de cancha, con un gran trabajo de Jones y con la prolijidad de Romeo que cuando juega de 5 sólo se lo ve más firme en la marca. Santos no desentonó con su ingreso y marcó bien.
El segundo tiempo arrancó con cambio de casacas y como ya se veía mejor nos disponemos a ver el doparti al nivel del field.
El equipo estaba bien parado, ellos no nos llegaban nunca.
Y acá viene la mano de Agüero. Para mi un tanto apresurada. Después diremos que estuvo bien porque se ganó. Y la verdad que los resultados mandan… pero…
Ellos ni atacaban y a los 10 del segundo tiempo sale Guzman de buen partido y entra Kondratiuk. Linea de 4 en el fondo, medio con Santos, Romeo y Jones. Cisterna más suelto y arriba Mágico & Matos. Hablemos de Matos un poco. Qué partido hizo el 9. Para callar a más de un imbecil plateista que ya lo había empezado a resistir contra estudiantes. Sacrificado, yendo a todas. Creo que bajó más de 20 pelotas sin exagerar. Fue a todas, peleó contra todos y en soledad. Impresionante lo del 9.
Metidos atrás ellos tampoco llegaban pero nosotros empezábamos a resignar juego. Mágico Gonzalez tenía mucho ole pero poco gol. Y los fantasmas empezaban a sobrevolar. Nosotros solos nos queríamos complicar. El 2 de ellos, una mezcla entre un ropero de madera, un kohinoor, una estatua de plaza y un espantapájaros empezaba a hacerse el loco y a hacer gestos a la platea mientras no agarraba una. Ellos no tenían con que y nosotros no lo sabíamos liquidar. Se cansa Cisterna de buen partido y adentro Colombano. Todos pensamos que iba Mágico de enganche y dos puntas pero no. No querido, no. Colombano a jugar de 8 pegado a la raya. Un laburo que parece no sentir y se transforma en un cambio inentendible. Decíamos que parece no sentir porque cuando tiene que marcar hace foul y cuando tiene que hacer un lateral tarda y esa ecuación se transforma en RED card y que pelotudos que somos.
La verdad es que ellos no nos llegaron nunca y pudimos haber ganado por más goles. Pero los cambios defensivos y el tirarse tan atrás se transforman en un sufrimiento enorme. Esperemos a ver que puede dar el equipo de visitante y si sabemos manejar los resultados teniendo la pelota en vez de soportando el sufrimiento.
Las cosas se pueden ver de forma positiva o de forma negativa.
El Doctor Intratable elige y se pone del lado del bien.
Positivo. Todo muy bien. Positivoooooo.
Se ganó. Y no es poco.
Y no es una frase hecha.
Dos locales jugados. Dos partidos ganados.
A ver si podemos encontrar el equilibrio.
Siempre es bueno ir encontrando el equipo mientras se gana.
A ganar de visitante ahora.
Hay equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: