Sportivo Indiferencia 0 – All Boys 2

Una verguenza el partido que hizo Atlanta con All Boys.
Lamentable lo del técnico. Lamentable lo de los jugadores.
Una falta de amor propio y un desgano exasperantes.
Si en la previa el partido se preveía difícil, a los 5 minutos nos dimos cuenta que era imposible. No sólo porque ya perdíamos 1 a 0 sino porque cuando empezabas a repasar el equipo te dabas cuenta que podíamos jugar 100 años y no íbamos a hacer un gol ni a patadas en el orto. O mejor dicho, sólo podíamos llegar a hacer un gol con alguna bola quieta. Y cuando le sacaron ese cabezazo imposible a Cherro ya terminamos de perder.
¿es necesario volver a hablar de Ramírez? ¿de verdad?
Yo creo que ya es tiempo de terminarla. Es más, creo que ya lo de ayer es mucho más para caerle al que lo pone que a él mismo. Ya sabemos lo que puede dar “pickin” (¿qué es ese apodo metrosexual-modernista? Un jugador tiene que apodarse tuerca, o tiburón, o uruguayo. Apodos que den miedo a los rivales. ¿Pickin? No jodamos) y lo que puede dar es taquicardia a los hinchas, eso es lo que puede dar. Pero si Pasini lo vuelve a mandar a la cancha ya es rendirse de antemano. Es como ir a trabajar en jogging, es un mensaje de que estás rendido antes de empezar.
Lo de Bilbao tampoco se entiende, el único lateral que cuando lo atacan por su sector se cierra. No se puede creer. Y en una jugada en el segundo tiempo barrileteó corriendo para adelante a lo perro de presa. Dejate de joder Bilbao. ¡Hubieses corrido al 9 de cambaceres!
El chico Silva no tiene la culpa de pesar 40 kilos y de que lo pongan a manejar la mitad de cancha sólo en un partido con All Boys. Tiempo habrá para saber si sirve o no. El chiqui alternando buenas y malas al igual que Cherro que igualmente ayer tuvo un flojito partido. El único que se salva es Dani Fuente. Mucho huevo, mucho corazón. Está claro que no es Cafú, ni Cicinho. Pero tiene huevos, tiene ganas, va para adelante y no pelotudea ni quiere cagar más alto que su culo. Eso es inteligencia.
Lo de ayer fue lamentable por la actitud, por la falta de ganas para jugar el partido e ir a buscarlo. Increíble la imagen varias veces repetida durante el partido cuando Yanzi o Ramón agarraban la pelota y sus compañeros se congelaban y no se movían ofreciendo opciones de pase. Atlanta fue un equipo sin alma, y dio pena en la cancha.
Estaba claro que ellos eran más equipo y que iba a costar ganarles. Pero con las ganas con las que salió el equipo se notó que no iba a haber ni siquiera un intento de hacerlo. Castillo y Molina fueron flojos, cada uno a su manera. Molina impreciso y erratico. Castillo lento y lejos del área. Creo que el técnico no supo como motivar a estos jugadores para que salgan a matar para que no les den la vuelta en la cara. Al equipo le faltó amor propio y pelotas.
Ayer dio la sensación de ser el último partido de la temporada. ¡Y todavía nos falta el reducido!
Ojala la situación cambie de cara al reducido. Que nos toque cualquiera.
Pero la idea es que nos presentemos nosotros.
No como ayer, que el equipo ni salió a la cancha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: