Metro a metro

septiembre 1, 2009

Atlanta va ganando metros.
Como en el rugby.
La semana pasada estabamos a 30 metros del arco.
Hoy estamos a 28.
Son pequeños pasitos que sirven.

Un sábado hermoso, con Villa Crespo radiante y un nivel de público mucho más que aceptable (que feo era jugar en Platense, cierren los ojos y sonrían por el presente).
El equipo volvió a mostrar que intenta ir por el piso y no traiciona eso a pesar de que el cesped no ayuda y la categoría no invita.
Interesante debut de Rutini Malbec que fue afianzandose a medida que pasó el partido (igual quiero aclarar que Palisi es titular en todos mis equipos, me gustaría verlos juntos)
Lo que pasa con Atlanta es lo mismo que pasó la semana pasada: carecemos de profundidad.
Quiroga por afuera va al frente y lastima.
Guzman hace lo propio por derecha (aunque no fue su partido el sábado)
Nos falta peso ofensivo en donde se hacen los goles.
Dicen que Cubillas es un gran 9 pero todavía ni entrenó.
Con Martínez me reservo la opinión aun.
No quiero saber donde están todos los que se la pasaban insultando a Matos que bajaba mínimo 10 pelotas por partido.
Por el lado del mediocampo, creo que Silva no está para ser titular en este equipo y que Miguel Gonzalez puede ser interesante pero me gustaría probar con el doble cinco y los 3 de arriba sueltos y apoyados por dos volantes centrales que eviten que Rutini Sauvignon Blanc tenga que correr para todos lados en soledad.
Parece que el equipo necesita tiempo y paciencia.
Ojalá podamos seguir acercándonos al arco rival.

¿cuándo haremos el primer gol?
¿quién lo hará?
Preguntas que espero se develen en Rosario con triunfo.

Anuncios

Otro año en el infierno

agosto 23, 2009

La general paz es un quilombo y parece que vamos a llegar tarde.
El cuidacoches se da cuenta que somos rusos a la legua y nos dice “al resto de los de Atlanta los dejé del otro lado” Nos hacemos los boludos, y encaramos para el sector estadium.
Entramos fácil y nos encontramos en un ida y vuelta interminable de guiños de ojos con muchos otros cómplices bohemios.
Esta vez la decisión es ver el partido entremezclados en la platea y evitar el famoso corralito que permite más desahogo constante pero puede devenir en problemas.
El problema de la platea es infiltrarse, hacerse pasar por uno de ellos o como mínimo por neutral. En realidad a nadie le interesa lo que uno está haciendo, pasa que uno se persigue y cree que todos saben que es una maldita rata infiltrada.
Todo saldrá de maravillas en términos de seguridad personal y, a pesar de no gritar el gol local, nadie diría nada. Yo por las dudas tenía el speech preparado antes que me cagasen a trompadas, me abrieran la billetera y encuentren mi carnet de socio bohemio al día, pero no lo voy a revelar pues espero seguir acudiendo a muchas canchas en la temporada.

Primera parada del calendario: Caseros, versus Estudiantes.
Resultado: 0 – 1.

Es difícil hacer un análisis del equipo pues no lo vi durante la pretemporada y sólo puedo hablar por los 90 minutos de este sábado.
A grandes rasgos puedo destacar que siempre intentamos jugar por abajo y que nos falta muchisima profundidad.
La verdad es que llegamos muy poco y lo perdimos con un gol que nos hacen de un lateral. Lo que da bronca es haber perdido y sentir que se pudo empatar pero ni siquiera arrimamos porque en los últimos 25 metros no pesamos. Es decir, el trámite del partido indicaba que el empate estaba muy cerca aunque la realidad de las áreas era totalmente distinta.
Para hacer un análisis uno x uno y que el que no fue a la cancha empiece a conocer el equipo, podemos decir que Llinas fue el de siempre, y no tuvo nada que hacer en el gol (le patean a medio metro).
La defensa con línea de 3 centrales con Izquierdoz por derecha haciendo un partido interesante y mostrando temple y decisión, Arancibia de líbero un poco fuera de ritmo y Segovia por izquierda un tanto desprolijo y creo que no muy bien acompañado por Silva que jugo en la línea de 3 volantes por la izquerda. Flojo desempeño del chico del club que para mi todavía le falta confianza para ser titular, impreciso con la pelota y nervioso para decidir. Palisi de 5, fiero, decidido, pegando un poco de más tal vez fruto de que es el primer partido y Lolli por derecha yendo y viniendo todo el partido. Me gustó el petiso, tiene oficio y va para adelante. Desbordó y se asoció al juego del equipo. En un momento pareció sentir un tirón pero finalmente completó los 90 minutos. Unos metros por delante de esa línea de 3 se ubicó Alvarez con la camisa numero ocho, intentando cumplir una función de doble cinco adelantado pero casi sin marcar. En el primer tiempo brilló por su ausencia mientras que en el segundo tiempo y con el partido en contra, trató de pedir la pelota y lanzó alguna que otra pelota larga interesante. Parece un tanto intermitente.
La tactica se completa con dos semi-enganches-wings: Guzmán por derecha y Vendetta Quiroga por izquierda. El chaqueño me encanta y si aprende a cerrar las jugadas estamos en presencia de un gran jugador como dijimos toda la temporada pasada. El zurdito con venda en su mano izquierda es muy interesante. No creo que sea el hombre indicado para ponerse el equipo al hombro pero es una gran variante por afuera. Cuando se animó a ir para adelante en el segundo tiempo pudo lastimar aunque el cansancio lo mato. Me gustó el manejo de pelota y el pedirlas todas. De 9 jugó Leandro Martinez. Paciencia muchachos con el 9, voluntarioso, intenta ir a todas, debió ser reemplazado por lesión aunque las 2 que tuvo no las supo terminar bien. Olvidense del 9 que bajaba 10 pelotas de alto por partido, o por lo menos hoy no pudo bajar casi ninguna. Me reservo la opinión por ahora.
Ingresaron un errático Miguel Gonzalez por Alvarez, un pesado e intrascendente Acosta Cabrera por Martinez y un desapercibido Martino por Silva.
Perdimos porque en los últimos 25 metros no sabemos que hacer con la pelota. El crédito está abierto porque no la rifamos e intentamos jugar por el piso.
Esperemos el equipo empiece a aparecer con el correr de los partidos.
Tengo ganas de ser optimista.
Por favor no me las quiten.

Una semana después

mayo 23, 2009

Recién ahora tengo energía como para decir algo después de la lamentable performance con Sarmiento. Este torneo es tan pedorro que después de aquello, y sin haber jugado, todavía tenemos chances de entrar al reducido. Este torneo es tan asqueroso que un equipo que juega a no perder ascendió cómodo. Este torneo es tan hijo de puta y no podemos salir de él. Ya no sé si quiero que siga Aguero, si quiero que se vaya, si quiero que vuelva el Pepe (a quien me crucé a la salida de la derrota con Sarmiento a varias cuadras de la cancha y cuando me preguntó “¿cómo salieron?” como si hablase de algo que ya no es parte de él se me partió el corazón) y de su mano la vuelta demos.
Ya no sé nada.

Sólo sé que ya tengo la mente en la temporada que viene. Que espero que los pibes se consoliden.
Pero fundamentalmente quiero que el club se afirme. Que los hinchas sepamos valorar que haber abierto la cancha no fue un evento contra Español y nada más. Que es mucho más que un partido.
Y que no nos podemos olvidar tan rápido.

¿qué decir de Lucas? Te adoro papá.
Yo no me olvido de lo que diste por el club.
Y si te equivocaste es lógico que pagues.
No sé bien que sucedió.
Sólo sé que la solución debería poder ser con Lucas con la casaca bohemia.
Ojalá así sea.

Espero equivocarme.
Pero creo que es hora de decir “hasta agosto”
No quiero ilusionarme con cuentas pedorras.
Con Estudiantes, con Defensores, con Almirante.
Nos vemos la próxima temporada.

Con Llinás.
Con Arancibia.
Con Cherro.
Con Palisi.
Con Guzmán.
Con Marecos.
Con Alderete.
Con De Paulo.
Con Matos.
Con Ferreiro.
Con todos alentando y pensando en un Atlanta en el Nacional lo antes posible.

Me quiero ir de esta categoría de mierda.
Pero me quiero ir bien.

Mejor que pase ahora y no el año que viene (que será el del ascenso)

mayo 4, 2009

A mi no me interesa la justicia.
No me digan que el empate fue lo más justo.
Acá tiene que ganar siempre Atlanta.
Y si nos empatan faltando 5 minutos, estoy obligado a irme recaliente de la cancha.
Creo que el equipo tuvo momentos de buen juego. Es más, me animo a decir que empieza a encontrar una cierta identidad en algunos pasajes del partido.
Cuando se juntan por derecha Guzmán, Palisi y Bianchi. O cuando Matos baja pelotas para convertirlas en ataque.
Seguimos fallando en la salida del fondo, seguimos siendo ingenuos para los despejes. Seguimos sufriendo cuando nos ponemos en ventaja.
Jugamos con un 4-4-2 pero con algunos matices. La defensa fue con Ortiz, Arancibia, Nievas y De Paulo. En el medio se ubicó Santos como cinco definido y la verdad que la ecuación entre lo que uno esperaba y lo que rindió fue positiva. Palisi como un cinco más adelantado, con apariciones en ofensiva y saliendo a presionar en tres cuartos. Marecos y Guzman por los costados yendo y viniendo y arriba la dupla Bianchi-Matos.
Empezamos con todo, presionando y manejando la pelota. Ellos, que van segundos y supuestamente se la dan de grandes porque jugaron un par de años en primera y matemáticamente tenían chances de algo, daban pena. Todos atrás y dos grandotes arriba. Revoleando la pelota para cualquier lado y metidos atrás. Dan asco Melián y encima te hacés el picante gritando los goles a la platea, pedazo de infeliz con suerte, con esa pinta y ese cronometro colgante no te veo mucho futuro en ese banco.
Guzman se mostraba incontrolable con sus arranques frenéticos y tuvo la primera con un corner y después la segunda en lo que pareció jugada preparada con Matos.
Hasta que llega la aparición del pelado, el peor línea que vi en muchos años. Un penal alevoso con estiramiento total de camiseta que se divisa claramente desde la platea. El pelado se hace el sota y Delfino tampoco se hace cargo. ¿Soy yo? ¿o es que no es tan complicado el trabajo de un Juez de Línea? Hay que juzgar cosas bastante simples como laterales o corners o asistir al juez en caso de falta. De vez en cuando estar atento por algún offside. No hablamos de operaciones a corazón abierto ni negocios multimillonarios. La concha bien puta de tu madre pelado hijo de una hiena. La porcina es poco para vos, ciego anti-atlanta.
Nos olvidamos rápido del pelado cuando otro pelado, Bianchi, tira taco en la izquierda para un Marecos que a la carrera mete un centro perfecto para que Matos haga lo que sabe hacer y la mande a guardar. 1 a 0 y era recontra justo.
Después ellos no hicieron mucho y en un corner dudosisimo nos empoman peinando la bola en el primer palo y con otro muerto que entraba por el diome.
Uno a uno y todo era muy injusto. Y nos vamos al entretiempo con más bronca que otra cosa. Y salimos al segundo un toque dormidos porque en los primeros 5 minutos nos llegaron 3 veces y empezaban a justificar el empate. Llinas viejo y peludo (por él debiera empezar la base para la temporada que viene, no seamos verdes) salvandonos y el partido que empieza a emparejarse. Y lo desnivelamos en un corner que peina Guzman y tremendo cabezazo de Arancibia que se clava en el arco de De Olivera (que si su carrera fuese un juego de lógica, el año que viene está atajando para Lamadrid) Ventaja y ellos que se caen a pedazos. Y nosotros que vamos por más. Y se vienen los cambios de Agüero. Adentro Lucas y Miguel Gonzalez, afuera Bianchi y un exhausto Guzmán. Yo creo que no debimos tocar el esquema. No debimos quedarnos sin el doble cinco y los volantes abiertos. Aunque me digan que teníamos 5 mediocampistas, lo cierto fue que la derecha nuestra quedó muy liviana. Y ellos empezaron a llegar con bochazos. Y nosotros tuvimos una clarita con un tremendo pase entre líneas de Lucas para el ingreso de Matos que se puso nervioso y definió apurado y al bulto. Había olor a que teníamos que liquidarlo.
Y llegó un gol de Premier League. El matungo ese en su puta vida, en su desgraciada y maldita existencia va a volver a empalmar una pelota como esa. 2 a 2 y un veneno impresionante.
Lucas que resuelve mal dos jugadas y varios plateistas le pierden la paciencia. Miguel Gonzalez pierde una bola en mitad de cancha y el partido estaba abierto abierto.
Nadie pudo sacar el empate de la chapa.
Hay que seguir sumando y calculando. Nos quedan 9 por jugar.
Al resto le quedan 12. Nadie va a regalar nada.
Esperemos clasificar.
Pero igual hay que empezar a pensar en el año que viene.
Llínás; Un 4, Arancibia, un 6, un 3; Guzmán, Palisi, un volante, Marecos; Ferreiro y Matos. El plantel se completa con Padrone, De Paulo, Caccialanza, Cherro, Natalicchio y varios chicos del club.
Dirige tácticamente: (poner el sonido de un ejercito de grillos y levantar el ceño)
¿así que Colegiales no pierde hace mucho de local?
¿y que tal si un día pierde?
Digo, como para que las cosas cambien.

Un poco de fútbol y toque (de huevos)

abril 19, 2009

El ingreso al estadio (¡¡¡¡¡¡gracias por volver a Villa Crespo!!!!!!! No me canso de pensarlo, de decirlo y de sentirlo) comienza cuando me bajo rápido del auto creyendo que es muy tarde (eran las 15.20) y en mi presurosa caminata desde Darwin hacia el estadio y luego de sacar las entradas correspondientes me percato de que pisé tremendo sorete en algún momento del trayecto auto-cancha.

Busco uno de esos charquitos que nunca faltan pero en este caso no están. Un hincha genuino de Atlanta no se sorprende, porque todo lo que tiene que suceder, no sucede. Y viceversa. Un amigo me dice “mirá que si ganamos te hago pisar mierda a propósito todos los partidos”.
Me siento en el sector en el que me tengo que sentar y charlo con amigos esperando el inicio del partido que se demora. Hablamos de que sigue viniendo mucha gente, de lo que pasó en los partidos anteriores y de lo que vendría hoy. Sorpresa por la exclusión de Lucas y de Cherro del plantel e incertidumbre por como jugaríamos.

Línea de 4 con Ortiz, Arancibia, Nievas y un metidísimo De Paulo. Mediocampo con Guzmán por derecha, un doble cinco entre Palisi y Romeo y Marecos por izquierda. Arriba Bianchi y Matos.
Antes que podamos analizar algo ya estabamos 1 a 0. Corner de Bianchi con veneno para dengue y ese central deformado e inocente mezcla de larguirucho con un perchero que es Pedro Bocca que le sirve el gol a Matos que agradece y a festejar con todo el banco. Clinck caja y a manejar el partido a placer. Y vaya si lo hicimos.

Un partido en el que se tocó y se trianguló mucho. La movilidad de Bianchi, el oficio de nueve de Matos. Los arranques de Guzmán parecían imparables para ellos al mismo tiempo que ineficaces para nosotros. El equipo presionaba bien arriba con la variante táctica de un doble cinco que no jugaba horizontalmente sino que Romeo se quedaba un poco más atrás mientras que Palisi salía a buscar la pelota en la salida de ellos. Bianchi bajaba y colaboraba y Guzmán estaba atento para robar cuanta pelota suelta apareciera por su sector. Sector de donde llegó el segundo. Despeje de Arancibia y Matos que baja a mitad de cancha y aguanta la pelota muy bien dejando para Bianchi que toca para Guzmán que arranca y se va. Va, va, va, va, va… para mi, eh, para mi, do` má do´e´cuatro y do´por do´e cuatro tamié, soy el dotor Bilardo por si no se dieron cuenta y para mi, eh, para mi, esta jugada la inventé yo, año chentaido´, chentaido´, la enseñaba en el cantri de sitibel, agüero la sabe de ahí, la sabe, va va va sale despeje aguanta el nueve y salimo todo en corredera salimo, eh, para mi eh, para mi, llegan todo vacio, somo mucho ma que ello en el aria rival y el tema es meterla, como sea, cualquiere pero meterla dentrodelarcoparaquenovuelvandepue´eh´para mi, eh, para mi, golazo del chico romero, romeo romerio, romario, go la zo eh para mieh para mi.

Y lo contó Bilardo nomás, un golazo de Romeo que se aplaudió a lo loco en la cancha. Un ratito antes, Bocca, ese que es mezcla de Cuasimodo y un termotanque casi lo hace en contra y terminó reprochandole no sabemos que a su torpe arquero Panzotti.
Se fue el primer tiempo con triunfo categorico del bohemio y un desgaste enorme en lo físico generado por la terrible presión que había ejercido el equipo.

Eso se notó en el segundo tiempo en donde prácticamente no pudimos manejar la pelota. Creció el trabajo de Ortiz y De Paulo por los costados (este es el 3 del equipo, basta de pruebas por ahora) y los centrales sacaban todo. Romeo tomó la lanza y empezó a presionar lo que podía pero se notaba que Guzmán y Marecos estaban agotados y la pelota ya no duraba en campo rival. Era hora de que Agüero cruzase un Chevallier delante del arco pero no lo hizo. Tuvo que hacer un cambio obligado por la lesión de Arancibia con el ingreso del chico Moyano (hubieras entrado con un camión pibe!!!) y luego metió al Mágico por Guzmán pero tampoco podíamos tener la bola. Ellos no llegaban pero merodeaban el área que nosotros defendiamos cubriendo espacios y nada más. Varios tiros libres de ellos nos tuvieron con los huevos en la garganta pero Llinas apareció cuando lo necesitábamos (tendríamos de 5 a 10 puntos más si hubiera atajado en primera rueda y si mi abuela tuviera ruedas sería un carro, ya sé)
Se iba el partido. La gente cantaba. Hasta Agüero se entusiasmaba y mandaba a la cancha a Alderete que tuvo la chance del tercero en reemplazo de Marecos.
Parecía cosa liquidada. Pero no se olviden que somos Atlanta.

Y las cosas que tienen que suceder (que termine el partido rápido) no suceden y pasa lo otro (que nos hagan un gol tan ridículo que no se entienda como fue)
Y sufrimos hasta el final. Hasta que Alderete traba con todo y salva la pelota que hubiera sido el 2 a 2. Se goza con el final. Se insulta a Daniele recordando la pecheada de 1996 (punteros de la zona en la primera rueda, fuera de la zona campeonato en la segunda con derrota con goleada contra Almagro de local y derrota contra un Central Cordoba amarrete en Villa Crespo) y nos vamos rajando a casa buscando un charco para sacarnos la mierda de los pies.

El sufrimiento pasó. Es la hora del festejo.
Esperemos que Agüero entienda que no es todo o nada.
Que Cherro venía haciendo unos partidos bárbaros.
Que Lucas siente la camiseta como nadie y hay que utilizarlo por el bien del equipo. Que entre todos se puede sumar y no hace falta dividir.
Que la actitud fue otra y la celebramos todos los que fuimos.
Que con esta actitud hay que ir a ganar a Casanova y a poner un pie en el reducido.
Ya llegué a casa.
Está difícil sacar la mierda de la zapatilla.
Y los huevos de la garganta ni te cuento…

El fin de un ciclo. El comienzo de una era.

marzo 31, 2009

Hasta que no sucede no lo crees.

Lo venís pensando, lo palpitás, lo imaginás.

A veces lo recordás y no das crédito a tu memoria.

Hasta que un día lo volvés a ver y no lo crees, pero es real:

¡¡¡LISANDRO MENDOZA SIGUE ATAJANDO PROFESIONALMENTE!!!

¡Dejemonos de joder viejo!

Un tipo que tiene manos pero no sabe que las tiene, un tipo que tiene ojos pero no sabe para que son no puede ser arquero de fobal.

Te eclipsa todo, te eclipsa…

 

Basta de hacerte el ingenioso.
Basta de esquivar el bulto.

Basta de hablar boludeces desde el teclado.

Contale a la gente del blog como te emocionaste el domingo.

Contá que fuiste caminando a la cancha y llegaste más de tres horas antes del comienzo del match.

 

Es cierto. Es verdad. Es real.

Tenemos cancha otra vez. Somos locales otra vez. Estamos en casa sin tener que poner Canal 13. Y la felicidad no se puede explicar con palabras.

Es la cara de la gente que se veía el domingo. Es morderse los labios y mover la cabeza de izquierda a derecha mientras el cerebro repite “qué increíble, no lo puedo creer, qué increíble”

Es curioso como algo que ya conocíamos y dabamos por sentado nos puede traer tantas alegrías. A nosotros, que siempre tuvimos la mejor cancha que había.  A nosotros, que nos mofábamos de los San Miguel, los Dock Sud, los Defensa y Justicia, los Armenio, Italiano, Español, Argentinos, Platense. Tuvo que darse vuelta todo para que podamos valorar lo que teníamos. Tuvimos que perderlo todo otra vez para volver a creer.

Y vaya si creímos.

Más de 158.000 personas según mis cálculos (ando con quilombos en los riñones, lo admito) coparon la cancha desde muy temprano e hicieron saber que la fiesta ya era un éxito absoluto desde el principio.

Largas filas para pagar cuotas, entradas, nombres en las plateas, remeras. Sonrisas por doquier. Viejas caras que volvían a aparecer. Muchísima gente grande que vuelve y volverá a ser parte de la cotidianeidad de cada sábado.

La felicidad de recuperar algo es tan hermosa que hacen que un partido de fútbol pase a un segundo plano.

Así que cuando salen los equipos nadie pregunta como formamos sino que todos miramos el espectáculo que nosotros mismos estamos brindando.

Hasta que un sonido echa todo por la borda y nos traslada otra vez a la realidad.

El idiota que se vistió de negro toco un silbato.

Y volvemos a la realidad.

 

Hay que ganar como sea.

Ojo que perdió Italiano. Mirá que nos ponemos a 8.

Invento nuevo de la semana: Arancibia de 3.

Primer ataque y adentro. Centro que cae pasado y Marecos que le da bomba-cañon como viene y aaaaaaadentro tras el rebote en un central de ellos que era un mix entre Melmac Gold (un caballo que corre en la sexta de La Plata mañana) y el Jorobado de Notre Dame la pelota se clava en el arco de Mendoza que nada pudo hacer (bah, si, pudo hacer las idioteces de siempre salvo toparse con ese coso blanco que vuela)

Uno a cero y se grita con todo. Te abrazás con cualquiera (literalmente) y te disponés a disfrutar de la fiesta del fobal.

Error. Acá no hay fiesta. Acá hay sufrimiento.

Entre tanto nuevo aparece mucho colgado, por ejemplo uno que me pregunta “¿qué tiempo es este?” a los catorce del primer tiempo. Me dieron ganas de contestarle “paleolítico” pero no tuve los huevos ni la repentización.

Español si tuvo repentización y fue con todo a buscar el empate. Manejaron la bola todo el primer tiempo y no nos vacunaron porque el destino así lo quiso. Nosotros tuvimos una con Bianchi que se fue cerquita y un gol bien anulado a Nico Cherro (la figura absoluta de la tarde, quitando todo, revoleando todo y yendo al frente como loco)

Entretiempo en el que se sale del estadium a comprar aguas porque desabastecimos el puesto de la platea y no quedaba nada de nada. Nos ubicamos en el sector de siempre pero al revés y a compartir una pequeña charla con un grupo respetuoso de hinchas de Español que estaban gratamente sorprendidos por la cancha nueva.

Hasta que al toque nos empatan en un corner y la concha de tu madre puta.

Se arma un tole tole porque un gordo idiota de ellos hace gestos después de haber gritado el gol. La dirigencia interviene y la cosa no pasa a mayores porque los policias estaban muy sensatos.

Seguimos con el doparti y ellos se morfan el 2-1 y la concha de la madre puta, seguimos perdiendo puntos con equipos horrendos.

Ya estaba Lucas en cancha (x Jones intrascendente) y en el parate para tomar agua entra Miguel Gonzalez x Bianchi. Admito que me pareció que era un cambio errado. No tanto por Gonzalez sino por el hecho de quitar a Bianchi cuando teníamos que ir al frente. Lo cierto es que Agüero acertó.

Ferreiro de punta con Matos, Gonzalez de enganche y el medio de 3 con Nata, Palisi y Marecos.

Lo pasamos a ganar nuevamente con el gol de Gonzalez que la puntea sobre el filo de la jugada que habían armado entre Ferreiro y Matos. Y lo terminamos de ganar con un golazo de Lucas tras jugada de Gonzalez y Matos.

Nos fuimos todos felices con el triunfo.

Y también con el hecho de haberle ganado a español.

Fue una tarde de esas que no se van a olvidar.

Fue una tarde soñada.

Ojalá haya sido una tarde bisagra.

Y el final de un sueño, para que comience una realidad.

VAMOS BOHEMIO CARAJO!!!!!!!!

 

Simplemente gracias

marzo 26, 2009

A todos los que se rompieron el alma.
A todos los que siempre creyeron que se podía.
A los que aportaron pequeños granitos de arena.
A los que pusieron su tiempo.
A los que donaron energía.
A los que hicieron y hacen desde el anonimato.
A los que ya quedaron en la historia del club.
A los que no abandonaron a la camiseta en cualquier cancha que fue en estos años.
A los que van a ir el domingo.

Acabamos de ganar 8 a 0 un partido increíble.
O puede ser un 1 a 0 sobre la hora y en offside.

No puedo esperar a que sea domingo para volver a Villa Crespo.
Esto es espectacular.

VAMOS ATLANTA CARAJO

“nene, si te portás mal te llevo a ver al Atlanta de Aguero” (de local)

marzo 17, 2009

Me cansé.

Es el mismo comentario una y otra vez.

Otro empate de local contra nadie.

San Telmo, Talleres, Armenio.

Basta de jugar tan horrendo. Basta de no generar nada.

No hace falta volver a hacer el comentario.

A decir por enésima vez que Miguel Gonzalez no puede jugar de arranque.

A decir que Matos juega solo y así es muy difícil.

A decir que Cherro NO ES LATERAL.

A decir que Nievas está muy bajo.

Algo nuevo es que Palisi es 5 pero sin doble. Es cinco solito como fue en Comu.

A decir que siempre regalamos un tiempo.

Me aburre este Atlanta. Me  da ganas de dormir. Me quita las ganas de ilusionarme.

Me saca las ganas de escribir el comentario.

Me las sacó.

 

 

¡¡¡Para adelaaaante Atlaaaaaantaaaaaa!!!

marzo 9, 2009

No se puede creer.
En los partidos en que mejor fútbol jugamos no pudimos llevarnos los tres puntos.
Recuerdo rápidamente el inicio con Central Cordoba, el partido con Comunicaciones en la primera rueda y el match con Defensores. 2 de 9 en esos partidos.
Y agreguemos el de este último sábado.
No jugamos mal. Eso nos fuimos diciendo los casi 100 bohemios que estuvimos en la cancha más alejada de la calle que existe.
Mientras caminábamos por el medio de la cancha para poder salir luego de 20 minutos de ostracismo en la popular “visitante” nos íbamos con un mix de bronca y satisfacción. Bronca por el resultado. Satisfacción por el juego.
Salimos a jugar muy a lo Lanús como dijo un fijo de bermudas en la popular. 5 de 11 de las inferiores y se le pianta un lagrimón a Macri.
El problema parecía ser el planteo y eso se vio a las claras apenas comenzó el partido. Mejor dicho, se vio a las claras cuando ya perdíamos 1 a 0 porque nos empomaron al toque con un zapatazo infernal del 5.
La línea de 3 formada por Ortiz, Arancibia y Nievas sufría por izquierda porque el 10 de ellos se ubicaba contra la raya obligando a Nievas a abrirse y generando un hueco tremendo en la defensa. El mediocampista por el sector, Caccialanza no lograba ni ir ni venir y eso se transformó en un problema grave. Por el otro costado sucedía lo mismo y Guzman no podía marcar aunque iba con ímpetu para adelante.
El 3-4-3 con Marecos de doble 5 creo que tuvo su debut y su despedida en el primer tiempo de Agronomía. Es claro que Marecos debe ir por afuera. Jugando por adentro tenía que tomar la pelota, ir hacia la banda y ahí intentar desplegar su juego.
No se jugó a nada en la primera mitad. No pudimos llevar peligro y nos lastimaron mucho por afuera.
Antes del cierre del primer tiempo, Agüero corrige su propio error y forma la línea de 4. Afuera Caccialanza y adentro Kondratiuk.
En el entretiempo se vino otro cambio: afuera un Bilotti con más ganas que juego y adentro Miguel Gonzalez.
4-3-1-2 y a buscar el empate.
Palisi empezó a hacerse dueño de la mitad de la cancha y Marecos empezó a lastimar en ofensiva. Guzman iba como loco por derecha y Matos aguantaba la pelota.
Pase vertical de Miguel Gonzalez para Matos que controla, aguanta y cede para Marecos que entra de frente por izquierda, controla la pelota y define de derecha al segundo palo. Goooo ooo oooool y se grita como loco en la visitante. Se nota que yendo para adelante alcanza y además, lo hacíamos muy bien. Los 4 del fondo paraditos y los demas todos para adelante. Con un 5 que corta y juega con mucho criterio (no quiero apresurarme pero me es imposible contenerme, me encanta como juega Palisi) y dos volantes por afuera con mucha vocación ofensiva. Con un enganche que puede jugar un ratito y con dos puntas que aguantaban. Atlanta para adelante.
Y llegó el segundo. Segunda jugada y la pelota le queda a Miguel Gonzalez en el vértice derecho del área. Engancha hacia adentro y le queda para la zurda y vuelve a enganchar para la derecha y patea al segundo palo. Aguirre da rebote (el número 33989 de su carrera) y Matos la huele y la mete con olfato. Lo dimos vuelta simplemente jugando mejor y yendo para adelante (bermudas y musculosa dixit)
Y teníamos que seguir yendo y Palisi le pegó de afuera y le salió un poco debil y vino el cambio innecesario para mi gusto.
Ellos no inquietaban nada y nosotros controlábamos el partido. Miguel Gonzalez se juntaba con Marecos y con Guzmán y el partido parecía nuestro. Adentro Jones y afuera un errático Bianchi. Es cierto que Bianchi no estaba haciendo un buen partido pero también es cierto que el cambio de esquema fue un cambio de actitud y empezamos a aguantar cuando no hacía falta hacerlo. A diferencia del partido en Adrogué, el sábado estábamos jugando bien y no había necesidad de cambiar.
Ellos empezaron a animarse y en la única que tuvieron la mandaron adentro. Centro desde la izquierda de Ricky Perez, el 9 que amaga ir hacia adelante y se queda en el punto penal (la jugada más vieja de la historia) y Nievas que compra y pierde la marca por más de un metro. El 9 cabecea solo solo y Llinas consigue el milagro de tapar el cabezazo de pique, antes de que pique pero el rebote lo captura el 9 ante la estaticidad de Nievas y gol de ellos y la concha bien de la lora puta.
¿para qué mierda entró Jones? ¿para qué mierda cambiamos?!?!?!?!
Seguimos jugando bien, yendo al frente pero no pudimos hacer el tercero.
Tuvimos una clarísima pero Miguel Gonzalez priorizó el firulete antes que el equipo y en vez de pasarle la pelota a Jones intentó picarla y la pelota picó dos veces antes de irse un metro afuera.
Da bronca dejar dos puntos ante un rival inferior.
Da bronca que te dirija un refrí tan horrendo como Meineri que está demasiado gordo como para seguir las jugadas.
Da bronca estar tan lejos de un equipo tan espantoso como Italiano.
Me quedo con cosas pensando en el futuro.
Me quedo con el partido que hizo Palisi.
Me quedo con Guzman y Marecos.
Me quedo con que la cancha cada día está más cerca.

¿para qué sirve esa esfera blanca?

febrero 21, 2009

Es un verdadero asco ver jugar a este Atlanta.
Así de simple. Así de crudo.
Un Atlanta que salió con línea de 4 como siempre y un medio de 4 en línea con Colombano de volante derecho, el doble cinco con Romeo y el debut del chico Palissi y Marecos por izquierda. Arriba Bianchi y Matos.
Algo que se puede confirmar leyendo la formación es que a Agüero le importa un carajo lo que este blog dice puesto que Colombano fue volante y puesto que Lucas fue al banco. Ni hablar del hecho de que Kondratiuk jugó.
Pero creo que el problema de este equipo ya llegó a ir mucho más allá de los nombres.
Es cierto que Matos exaspera con su quietud y es cierto que Ortiz, por ejemplo, no demostró nada de lo que se decía de él.
Pero lo que pasa es algo muy sencillo y muy triste: NO SABEMOS QUE HACER CON LA PELOTA.
Así de claro, así de deprimente. Somos un equipo que cuando recupera la pelota no sabe que hacer con ella. Y por ende, se nos hace casi imposible generar opciones de gol. De hecho, nos ilusionamos con la instancia previa al gol, es decir, cuando tiramos un centro, creemos que estamos ante una opción de gol. Eso es lo que la falta de chances nos ha producido a los hinchas. Creemos que un corner es una chance, creemos que cualquier desborde es una chance cuando claramente no es así.
Yo me pongo a pensar en la charla técnica de hoy y no encuentro palabras para poder encajar en lo que se vio en el campo… “muchachos, cuando recuperamos eso blanco y redondo tratemos de perderlo lo más lejos de nuestro arco que podamos”
No hay un movimiento mecanizado, no hay un “cuando pasá A, entonces B hace esto y C hace lo otro”
No se sabe a que mierda juega Atlanta.
Y en el medio de esa locura, el puntero del campeonato.
Un equipo más que limitado, un equipo que no supo lastimar a Atlanta y un equipo que se encuentra con un gol quiniela de un foul que inventa el referí (el línea al lado le hace el gesto con la mano como que para él no había sido nada) y que gana por el simple hecho de ser ordenado y depositar la pelota en un par de individualidades.
Lo del referí fue horrible, cobrando según la platea todo el partido, espantoso. No vamos a decir que nos robó el partido pero nos fue metiendo atrás poco a poco con fules idiotas.
Lo que pasa con este equipo (y perdón por el desorden para escribir pero estoy bastante caliente) es que, un tipo que no vio jugar en su vida al trágico gonzalez, hoy no lo puede juzgar. El tipo estuvo 25 minutos en cancha y no le llego NI UNA pelota. Lo mismo pasa con Matos aunque ya lo del 9 hace perder la paciencia a cualquiera.
Sigo rescatando el debut de los chicos mirando a la temporada que viene. Lo de Palissi hoy me pareció interesante, yendo para adelante, siempre cerca de las jugadas y con ganas de ir a todas. Colombano no hizo un mal partido aunque no estuvo bien rodeado. Bianchi pone ganas pero juega sólo. Romeo es el reflejo del equipo al no saber que hacer con la pelota. Marecos ya no sorprende. Lucas entra y se encuentra sólo como Bianchi y Colombano.
Perdemos sin darnos cuenta (al igual que ganamos sin proponer nada) y la apatía de este equipo ya se hace difícil de justificar futbolísticamente.
Pensando en lo que viene me quedo con el hecho de que podamos armar una base con jugadores del club, tratemos de ver quienes de los del actual plantel pueden quedarse y miremos hacia el futuro.
Da pena saber que estamos ante un torneo tan mediocre (hoy el puntero no pudo superarnos nunca) y no tenemos armas como para conseguirlo.
Hoy me dolieron los ojos como viene sucediendo y ya me había acostumbrado.
Lo malo es que también me empezó a doler el ojete.
¡¡¡Qué mal que juega Atlanta, Agüero!!!